16 jul. 2013

¿LOS CANILLITAS DEBEN TENER SEGURO SOCIAL?

 Yonhy Lescano Ancieta (*)

Agradezco, en primer lugar, al diario Expreso por permitir retomar esta columna, la que he llamado “David y Goliat”, por la lucha desigual que tengo que llevar a cabo para cumplir mi tarea como parlamentario, especialmente en una materia que es la consecuente defensa del consumidor.

Pero hoy no tocaré este tema, sino como un homenaje a quienes colaboran con sacrificio con la libertad de prensa, derecho elemental en un país con democracia, explicaré si los vendedores de diarios y revistas, llamados popularmente canillitas, deben tener o no asegurados su salud y pensiones. Seguramente algunos, llamados liberales, dirán NO, acusarán de ser un tema populista, como suelen criticar. Pero se equivocan, como muchas veces suelen hacerlo. En efecto, hace 67 años, escuche bien, 67 años, en el gobierno de José Luis Bustamante, por ley 10674, se dispuso establecer “la protección y asistencia del Estado a favor de los expendedores callejeros de diarios, revistas y billetes de lotería”. El artículo 13 refería “El Poder Ejecutivo previos los estudios del caso y dentro del término de SESENTA DÍAS, contados a partir de la fecha de promulgación de la presente ley, INCORPORARÁ A LOS EXPENDEDORES DE PERIÓDICOS Y BILLETES DE LOTERÍA EN LOS BENEFICIOS DEL SEGURO SOCIAL,”…. Posteriormente se dicta otra norma jurídica, el decreto ley 19990, gobierno de Juan Velasco Alvarado, la que establecía en su artículo 3 como asegurados obligatorios, inc.f ) “otros trabajadores que sean comprendidos en el Sistema, por Decreto Supremo, previo informe del Consejo Directivo Unico de los seguros sociales”. Y finalmente la ley 27056 que en su artículo 2 inc. n) prescribe que Essalud “desarrolla programas de extensión social y planes de salud especiales a favor de la población no asegurada y de escasos recursos.” Es decir estas leyes no solo obligan llevar adelante acciones a favor del seguro social de los canillitas sino de otros sectores de escasos recursos, como son los trabajadores de las calles (lustradores de calzados, vendedores de golosinas o emolientes por ejemplo). Pero las dos últimas leyes mencionadas, pese al tiempo transcurrido, 40 años en un caso y 14 años en la otra, no se cumplen por falta de voluntad política e insensibilidad de los gobiernos de turno. Estos trabajadores se encuentran casi abandonados a su suerte, el Estado no les otorga la ayuda suficiente para su salud y menos para sus pensiones. Muchos de los trabajadores mueren en una situación lamentable. Por eso es urgente que el actual gobierno no solo mejore las pensiones de los actuales pensionistas, sino que cumpla con otorgar cobertura en este campo a sectores desprotegidos. En ese propósito, el Presidente de la República a través del Ministerio de Trabajo y Essalud debe llevar adelante con seriedad mesas de trabajo para cumplir con estas leyes y atender la necesidad de peruanos que contribuyen sin ningún beneficio con el desarrollo económico del Perú.
 
* Congresista de la República del Perú